ANTICATARRAL EDIGEN


Como prevenir el contagio

El virus de la gripe se contagia por el aire o el tacto, a menudo a través de partículas microscópicas que la persona contagiada expulsa al toser o estornudar. Los meses de invierno son la época en la que existe el mayor peligro de contraer la gripe. A continuación, enumeramos algunos consejos acerca de cómo actuar para prevenir el contagio:

 

Lávese las manos frecuentemente

La mayoría de los virus se pueden contagiar por contacto directo con el objeto que ha tocado la persona infectada. Los virus en los objetos pueden sobrevivir horas y contagiar a la siguiente persona que los toca. 

Asimismo se recomienda que se limpien frecuentemente los objetos que están en contacto con la persona infectada, como los manillares de las puertas, el teléfono, el mango de la nevera etc.


Evite el contacto cercano con personas contagiadas

Es importante que la persona o  personas contagiadas no utilicen los mismos platos, cubertería y vasos que los otros habitantes de la casa, y por supuesto que no se utilicen

bajo ningún concepto los mismos cepillos de dientes y toallas. Si está enfermo, evite besar y abrazar a niños y otros miembros de la familia para no contagiarles.


Utilice pañuelos

Si al estornudar o toser se cubre la boca y la nariz con las manos, los virus se quedarán en su piel lo que representa un peligro de contagio para otros.

Por este motivo utilice pañuelos al estornudar o toser, y tírelos inmediatamente después de usarlos.


No se toque la cara

Teniendo en cuenta que los virus de la gripe entran frecuentemente en el cuerpo humano a través de la boca, la nariz y los ojos, al contagio podemos llegar a menudo 

tocándonos la cara. En el caso de que no se haya lavado las manos, evite tocarse la cara o la boca.


Siga una dieta sana y beba mucho líquido

El agua limpia su organismo de sustancias dañinas y renueva los líquidos. La media diaria de agua que requiere el ser humano

es de 2 litros, pero durante la enfermedad se recomienda tomar aún más. 


Ventile las habitaciones

El flujo regular de aire fresco en casa es muy importante, especialmente en los meses de invierno cuando el aire seco reseca su mucosidad y hace que su organismo sea más sensible al virus de la gripe.

Ventile regularmente las estancias en las que habita su familia y asegure el flujo de aire fresco. Es también recomendable utilizar humificadores del ambiente.


Evite fumar y el consumo de alcohol

Las estadísticas muestran que los fumadores enferman más a menudo de gripe y resfriados y que sus síntomas son más pronunciados. Incluso la permanencia en una estancia con humo influye 

significativamente en el sistema inmunológico. Con el consumo de alcohol deshidrata su organismo en los momentos cuando le es necesario una mayor cantidad de líquidos.


Evite las aglomeraciones

Las aglomeraciones y los locales poco ventilados son un caldo de cultivo ideal para los virus del resfriado y la gripe.

Lávese bien las manos al salir de lugares públicos cerrados como el transporte público.